Mi Casa Viva

La filosofía Wyn

¡Vivan las juntas en casa!

Mi casa está viva porque disfrutamos cada uno de sus espacios. Solo necesitamos alegría, buena onda y alguien que saque buenas selfies.
Lo demás, lo que se ensucie, será cuestión de organizarnos y limpiarlo. Lo más importante será pasarlo increíble. ¡Mi casa la disfrutamos todos, por eso limpiamos todos!

Cocinar, limpiar y ser feliz. ¡Nada más!

Hay cosas que solo pasan en la casa de uno. Ese aroma a preparación casera que se siente al abrir la puerta, es mi casa. No hay ningún vecino que pueda cocinar así. Y si fuera así, lo invitamos a cocinar. Lo más importante es pasar un momento único. Después veremos cómo se limpia. ¡Mi casa la disfrutamos todos, por eso limpiamos todos!

Es muy simple: fácil se ensucia, fácil se limpia.

Mi casa es mi casa. Suena redundante pero es así. Es el lugar donde se disfrutan todos los momentos, incluso los que entra el perro con las patas embarradas y se sube a la mesa de vidrio. Lo filmamos, lo subimos y después limpiamos. ¡Mi casa la disfrutamos todos, por eso limpiamos todos!

Limpiar la casa no borrará la sonrisa de mis hijos.

Mi casa es mágica. En un momento veo lo limpias que están las ventanas, me doy vuelta y en un segundo aparecen mis niños apoyando las manos sucias en el vidrio. ¿Qué hago? Les tomo una foto, me río y limpiamos todos. Eso es magia. ¡Mi casa la disfrutamos todos, por eso limpiamos todos!

Celebremos lo simple que ahora es limpiarla.

Mi casa está viva porque no importa lo que haya que celebrar, se celebra como corresponde. Después de un festejo nadie está pensando en la cantidad de cosas que tenemos que limpiar. Nos ponemos de acuerdo y listo, limpiamos. Lo que no se puede borrar es la alegría del momento. ¡Mi casa la disfrutamos todos, por eso limpiamos todos!